Al cierre de un pozo petrolero desarrollado en áreas con bosque nativo, es necesario restaurar el sitio para que vuelva a un estado similar al original. Mediante una revegetación con especies pioneras de alto valor se  crean las condiciones para que se reestablezca el monte nativo, recuperando la biodiversidad del lugar.